Las 5 Características de un Proyecto Artístico

Paul Gauguin, Van Gogh pintando girasoles, 1888. Imagen cortesía de Wikipedia.org

Los proyectos artísticos son como motores, ya que impulsan el trabajo del artista visual en determinada dirección, al logro de ciertos objetivos y metas, hacia ese estadio en su carrera, donde puede hablarse de un antes y un después.

No se trata de hacer proyectos por hacerlos, sino de aquellos surgidos de los procesos creativos, de las investigaciones en el campo visual, incluso de modo multidisciplinario, interdisciplinario, o transdisciplinario, cada artistas tiene la libertad de hacer libremente sus investigaciones, lo interesante, es que ese desarrollo teórico-práctico sea mostrado y compartido, y es en este punto donde entra la figura del proyecto, como el organizador de todo ese proceso.

Características de un proyecto artístico

Pero ¿qué características debe tener ese proyecto? o ¿cómo podemos determinar si es un proyecto viable, incluso de calidad?

Uno de los principales obstáculos con los que se topan muchos artistas visuales, es que no encuentran cómo definir los aspectos de sus proyectos, para presentarlos de manera clara en espacios expositivos, o ante curadores y críticos, buscando su respaldo.

Lo primero que querrán saber, es lo que al artista pretende con su proyecto, y esto implica un montón de aspectos, todos los cuales deben quedar claramente plasmados en el proyecto, independientemente que este se presente por escrito, en fotografías o en video.

En general hay muchos ángulos de visión, para determinar la calidad, así como la viabilidad de un proyecto, sin embargo consideramos que existen 5 características, las cuales sirven como eje transversal, para vincular todas las partes y mostrarlas como un proyecto artístico sólido, bien elaborado.

Estas 5 características son:

  1. Objetivos claros
  2. Actividades bien definidas
  3. Responsables a la vista
  4. Temporalidad realista
  5. Claridad en cuanto al presupuesto

Objetivos claros

Los objetivos en el proyecto son el hacia dónde queremos ir, qué aspiramos lograr, dentro de nuestra Metodología de los 9 Puntos, lo llamamos el ¿Para qué? en todo proyecto artístico y cultural. Es tan importante que determina nada más y nada menos que las metas del proyecto, define aquello que queremos lograr, lo que buscamos alcanzar con el proyecto.

El trabajar desde preguntas generadoras como ¿para qué desarrollaré este proyecto? o ¿qué quiero alcanzar con el mismo?, nos ayudan a facilitarnos de modo sencillo este proceso, a organizar las ideas en torno a lo que realmente queremos.

En principio trabajar con una lista llena con muchas respuestas, será de gran utilidad, posteriormente podemos ir depurando esa lista, hasta quedarnos con aquellos objetivos, que realmente muestren el ¿por qué? del proyecto, que hablen por sí solos.

En este proceso lo más importante es la reflexión profunda, porque es desde allí de donde surgirán las respuestas reales, que nos ayudarán a definir los objetivos de nuestro proyecto.

No se trata de dárselas de grandes intelectuales, y terminar haciendo algo ilegible, pero indudablemente que si es un trabajo intelectual, que requiere de tiempo, reflexión y análisis.

Actividades bien definidas

Llegados al punto de tener nuestros objetivos claros, lo siguiente es preguntarnos ¿cómo lograremos dichos objetivos? Otra pregunta generadora clave, de donde saldrá una lista de cosas por hacer, esas actividades en sí constituyen el ¿cómo? del proyecto, de acuerdo a nuestra Metodología de los 9 Puntos.

Ya sabemos lo queremos hacer, nuestros objetivos y metas están determinados y nuestra visión se encuentra en lograr esos objetivos. En este punto recomendamos un ejercicio sumamente práctico y sencillo, la visualización.

Vete a ti mismo desarrollando el proyecto, y de manera detallada, toma nota de todo lo que harás y necesitarás en ese proceso.

De este ejercicio de visualización, saldrán tus listas de actividades y tus listas de requerimientos, las cuales son fundamentales en todo proyecto artístico y cultural. Las primeras no permiten saber ¿cómo haremos las cosas? y las segundas nos ayudarás a definir los costos del proyecto.

Por otro lado las listas de actividades, deben ser organizadas en una línea temporal, es decir, deben tener fecha y hora, así como locación y responsables de cada actividad, esto se conoce en el argot de los proyectos como los cronogramas de actividades, los cuales sirven para guiar el desarrollo del proyecto de modo planificado.

Responsables a la vista

Ya sea que se trate de un proyecto individual o colectivo, es muy importante que el o los responsables estén a la vista, y no sólo mencionándolos, sus hojas de vida actualizadas deben ser incorporadas al proyecto, como parte de los anexos, eso le dará seriedad y profesionalismo al proyecto.

En nuestra Metodología de los 9 Puntos, lo llamamos el ¿quién? del proyecto, el responsable de cara al mundo, con nombre, apellido, teléfono, email, sitio web y dirección postal.

A todos nos gusta saber quién está detrás de las cosas, más si se trata de proyectos artísticos y culturales, la presentación de los responsables debe ser visible, de fácil acceso, de ser posible con enlaces hacia sus sitios web, en el caso de no tener sitio web, con la mayor cantidad de referencias online y offline posibles.

Es de mucha utilidad mostrar la trayectoria, los escritos sobre trabajos previos, proyectos anteriores, incluso el respaldo publicado de otros profesionales del área, como curadores, galeristas, críticos de arte, investigadores, historiadores, entre otros.

Por otro lado aparte de los responsables del proyecto como tal, están los responsables de las actividades, esto aplica cuando se trabaja de modo colectivo, o si se requieren apoyos puntuales en ciertas actividades, lo mejor para desarrollar el proyecto planificadamente, es que estos nombres aparezcan reflejados en los cronogramas de actividades. 

Temporalidad realista

Este punto es fundamental, ya que para muchos artistas no es muy importante, y consideran que los proyectos pueden desarrollarse algún día, o tienen una especie de duración eterna o prolongada en el tiempo.

Craso error, cuando defines los objetivos, debes definirlos de manera temporal, así como las actividades, de allí la utilidad de los cronogramas, en el cronograma cada objetivo tiene fecha de inicio y culminación, lo que llamamos en nuestra Metodología de los 9 Puntos, temporalidad realista o el ¿cuándo? del proyecto.

Las preguntas generadoras aquí son ¿Cuándo desarrollaré el proyecto? ¿Cuánto durará el proyecto? ¿Cuáles serán las fechas de inicio y culminación?

Este ¿cuándo? debe ser trazado en una línea temporal imaginaria, y sobre esa línea se deben pegar los cronogramas de actividades, así podremos alcanzar nuestros objetivos de manera real, inteligentemente, organizando nuestro trabajo, sin desperdiciar la energía.

 Arte para la Vida, Talleres del Punto al Espacio, Museo Jacobo Borges, Caracas, Venezuela, 2009.

Claridad en cuanto al presupuesto

Cuando trabajamos en las listas de actividades, en el proceso de visualización, se obtuvieron dos cosas, las actividades a realizar y los requerimientos necesarios para lograrlas. Éstos últimos quedaron plasmados de modo sistemático, en unas listas, que se llaman listas de requerimientos, y la importancia de las mismas radica en que de allí saldrán los costos del proyecto, todo lo cual quedará reflejado en el presupuesto.

En nuestra Metodología de los 9 Puntos, esto es llamado el ¿cuánto? del proyecto, y la pregunta generadora es bastante simple ¿cuánto me costará desarrollar el proyecto? Pero ¿de dónde saldrá la información de esos costos? de las listas de requerimientos, aquí es donde se ve su importancia.

Sobre el presupuesto hay un aspecto muy importante, y es definir los orígenes de los fondos, si trabajarás con fondos propios, recibirás apoyo financiero de entes públicos o privados. Pensamos que es importantísimo, ya que de este aspecto depende la viabilidad del proyecto, así de simple, porque obviamente no es lo mismo contar con los fondos para un proyecto, que depender de un tercero.

También existe la modalidad de los fondos mixtos, es decir el artista cubre una parte importante, principalmente en cuanto a la producción, y se poya en financiamientos públicos o privados, para las publicaciones, como catálogos y libros, para cubrir gastos en una sala de exposiciones, en ediciones profesionales, en el montaje de una muestra, entre otras ayudas.

Consideramos que ésta última es una buena opción a depender por completo de fondos foráneos, aunque realmente lo ideal es manejarse con la primera opción, que es cubrir los gastos al 100 % con fondos propios, pero ya conocemos que son pocos los artistas visuales, quienes pueden darse ese lujo.

¿Qué debe aparecer reflejado en el presupuesto?

Si analizas las listas de requerimientos detalladamente, encontrarás que en líneas generales hay dos tipos de requerimientos:

  • Requerimientos humanos
  • Requerimientos técnicos

En los requerimientos humanos, se incluyen los servicios de todos los profesionales necesarios en la ejecución del proyecto, los cuales generen honorarios, montadores, docentes, investigadores, curadores, críticos, fotógrafos, entre otros.

Por su lado los requerimientos técnicos, incluyen todos los equipos, materiales en insumos necesarios, desde el material de oficina, hasta la pintura de las paredes, los equipos involucrados como cámaras, computadoras, proyectores, entre otros.

Lo más recomendable es dividir el presupuesto en dos partes, una de requerimientos humanos y otra de requerimientos materiales, cada una debe tener su monto, y al final totalizas para saber el monto final del proyecto, de esta forma puedes visualizar todos y cada uno de los requerimientos, esto te permite darle prioridad a lo que es realmente importante, a la hora de hacer ajustes.

Se trata de las 5 características que todo proyecto artístico y cultural debe tener bien definidas, para lograr sus metas, hacerse viable y realmente ser un proyecto de calidad, trabaja con las preguntas generadoras y verás la diferencia en los resultados, esperamos esta información te sea de mucha utilidad, para conocer más detalles sobre cómo hacer proyectos artísticos y culturales, descarga gratuitamente la Metodología de los 9 Puntos.

Tus comentarios son muy importantes!!!!!!!!!!

Para que sigamos en contacto no olvides suscribirte a nuestro boletín.

Si te gustó este artículo compártelo!!!!!!!!!!!!!

Hasta el próximo post!!!!!!!!!!!!!!

 

Comparte aquí!!!