El Poder de las Residencias artísticas

Uno de los aspectos más complejos, en cuanto a la proyección internacional de los artistas visuales contemporáneos, lo constituye el lograr generar las relaciones necesarias, que les permitan subir de nivel en sus carreras, es decir, para poder ir ascendiendo, de modo gradual, a espacios y eventos cada vez más prestigiosos e importantes.

Esto es algo que no se logra de la noche a la mañana, requiere planificación, claridad en los objetivos, pero sobre todo contar con una red de vínculos, entre otros artistas, curadores, críticos, marchantes, galeristas, coleccionistas e instituciones, que lo ayuden en esta compleja tarea.

Las Residencias artísticas como opción

Siempre me he preguntado sobre la efectividad de las llamadas residencias artísticas, y los beneficios reales que puedan otorgarles a los artistas en sus carreras, o si se trata de una de las tantas modas posmodernas a ser seguidas, porque la inventó sabrá Dios quién y es apoyada por tal o cual influencer. 

Profundizando en el tema, poco a poco fuí descubriendo que ciertamente muchos artistas se han visto enormemente beneficiados después de haber participado en residencias artísticas, los principales beneficios son:

  1. Desarrollo de una red de contactos con profesionales del mundo del arte, artistas, investigadores, docentes, curadores, críticos, galeristas y marchantes, gente de muchas disciplinas culturales no sólo de las artes visuales, como literatura, teatro, danza, música, cine y audiovisuales, entre otros. 
  2. Gestación de oportunidades a partir de los vínculos logrados, aquí podemos mencionar exposiciones individuales, talleres, participación en Bienales y ferias, relaciones con galerías, posibilidades de mejorar y potenciar las ventas, investigaciones y publicaciones. 

Recientemente tuve la oportunidad de conversar con Raquel Schwartz, la Directora de Kiosko Galería, y una de las cosas que me recalcó, fué precisamente la importancia de las residencias artísticas, como estrategia para la promoción y proyección de los artistas contemporáneos. Y es que las residencias artísticas son como laboratorios artísticos, donde los artistas trabajan en sus proyectos, se genera un producto, es decir una obra, se muestra, se confronta y se contrasta con el resto de los artistas en residencia, entrando en contacto con curadores, investigadores, críticos, marchantes y galeristas, quienes participan de estas actividades, bien sea como residentes o como invitados.

Esta dinámica genera un proceso de retroalimentación único, similar a cuando se es estudiante de arte, donde uno se expone al contacto con los demás estudiantes, discute en grupo con los docentes y compañeros, ayudando con ello la edificación del discurso plástico en desarrollo.

En el caso de las residencias artísticas, este proceso se da no con estudiantes de arte, que es lo más interesante, sino entre profesionales del arte, imaginemos el nivel de las discusiones, de la retroalimentación, del aprendizaje, del intercambio y de las oportunidades que pueden derivarse.

Hace 20 años los artistas tenían que esperar a ser “descubiertos” por los curadores, críticos, marchantes y galeristas, ahora con la dinámica de las residencias artísticas, estos profesionales son atraídos por las residencias, porque saben que de allí están saliendo los nuevos talentos, y se están consolidando talentos ya establecidos.

Un poco de historia

Las residencias artísticas tienen una existencia relativamente reciente, un poco más de 20 años, hoy en día forman parte de los programas culturales, en prácticamente todos los países del mundo. Incluso en algunos países, existen opciones de residencias por zonas y ciudades, clasificadas por disciplinas, las hay para escritores, para músicos, para bailarines, para la gente del teatro, para artistas visuales, para gestores culturales, para cineastas, o mixtas como lo mencioné unos párrafos atrás.

Pero más allá de los datos históricos, lo que realmente me interesa resaltar es el poder de las residencias artísticas, para ayudar a los artistas y a la gente del mundo del arte.

Ahora debemos tener muy claro que todas las residencias artísticas son diferentes, se manejan con criterios y visiones del arte distintos, algunas buscan artistas emergentes, otras artistas a mitad de carrera o en vías de consagración, incluso hay las que invitan artistas consagrados como un plus adicional para los participantes.

Se trata de un océano de opciones donde hay que saber buscar, porque la idea es aprovechar el poder de las residencias artísticas, no hacerlas como algo social, sino entender la trascendencia que tendrán en mi carrera como profesional del mundo del arte.

Algo que tienen en común las residencias artísticas, es que el profesional debe tener un proyecto determinado, el cual desarrollará durante la residencia, sin un proyecto es muy difícil lograr algún producto, alguna obra, llegar a un resultado específico para mostrarlo en una exposición. 

Recursos para encontrar el poder de las residencias artísticas

Buscando y buscando, encontré unos recursos muy interesantes, los cuales son de gran valor a la hora de querer buscar las mejores opciones de residencias artísticas.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deportes de España creó una herramienta de búsqueda de residencias artísticas en todo el mundo, llamada Localizart.es, con la que se pueden encontrar residencias en una base de datos organizada por continentes y países, el buscador se maneja con tres zonas: América Latina, Europa y Estados Unidos. Algo verdaderamente maravilloso y de suma utilidad para la gente del mundo del arte.

El otro recurso es la existencia de Res Artis, la Red mundial de programas de residencia artística, con sede en España, establecida en 1993, quienes son precursores en el área y también cuentan con una gran base de datos de residencias artísticas, en más de 50 países alrededor del mundo, algo realmente digno de respeto y consideración.

Ventajas y desventajas de las residencias artísticas

Como sabemos de sobra, que no todo lo que brilla es oro, como ya lo mencioné con anterioridad, es muy importante seleccionar bien la residencia artística que mejor se adapte a nuestro trabajo artístico, y aquí caemos en el punto de las desventajas que podrían encontrarse.

Hasta ahora me he limitado a describir las bondades y beneficios de las residencias artísticas, sin embargo hay algunos aspectos que se podrían considerar como desventajas, entre los cuales destacan los costos de las residencias y los traslados, dependiendo de dónde se haga la residencia, los costos de traslado y manutención, así como la residencia en sí pueden variar de 2500 a 6000 $.

Ahora viéndolo con ojos profesionales, realmente no implica una gran inversión, si hacemos una evaluación objetiva de los beneficios derivados de las residencias artísticas, es un dinero que estamos invirtiendo en nuestro desarrollo profesional, como hacer un postgrado o una maestría. Con el tiempo recuperaremos y ganaremos mucho más que eso.

Todo en este mundo tiene un costo, tan importantes y efectivas son las residencias artísticas, que muchos concursos y salones las incluyen como premios, así de estimable es su poder en la carrera de los artistas contemporáneos.

Sin embargo es importante de señalar que hay programas de becas para artistas en varios países como Alemania, Suiza, Argentina, España y Canadá, donde se les brinda la facilidad de acceder a estas residencias sin costo alguno, o con un desembolso mínimo, lo cual representa una oportunidad de participación.

LLegó la hora de actuar

Cuando no existían las residencias artísticas, sin lugar a dudas que era mucho más difícil escalar como artista, encontrar oportunidades, dejar de ser invisible como lo llaman algunos, y a pesar de que las residencias artísticas se manejan cada una con sus criterios propios de selección, lo más interesante es que existen tantas opciones, que es cuestión de ir buscando hasta hallar la que se ajuste a mis necesidades, ya que hay que entender que así como los artistas están buscando oportunidades, las residencias están buscando artistas.

Las residencias artísticas dan sus resultados, los artistas contemporáneos y otros profesionales del mundo del arte, ya llevan más de 20 años aprovechando el poder de las residencias artísticas, ¿qué estamos esperando? ese es el camino.

¿Y tú ya encontraste tu residencia artística?

¿Dónde será?

¿En Latinoamérica, en Europa, en Estados Unidos, en Asia?

Tus comentarios son muy importantes!!!!!!!!!!

Para que sigamos en contacto no olvides suscribirte al boletín.

Si te gustó este artículo compártelo!!!!!!!!!!!!!

Comparte aquí!!!

2 thoughts on “El Poder de las Residencias artísticas”

  • 1
    David on 06/02/2017

    Al final lo resuminos todo a lo mismo, los costes. Que para un Artista no supone nada en cuánto aprendizaje. O una pequeña gota en un océano. Recomiendo un libro que me vino a la cabeza al leer el artuculo. Modos de Ver. John Burger.
    Los Artistas puros deben aceptar que son alumnos permanentes. Viven del error emocional y el acierto. Es posible que este muy equivocado, pero en este siglo el Artista es quién debe buscar los contactos, y deberia ser al revés si deseamos ser respetuosos con la propia obra. Pero como comento, debo estar equivocado.

    • 2
      Fidel Gómez on 06/02/2017

      Te entiendo perfectamente David, y precisamente estaba reflexionando sobre ese aspecto, y que me faltó poner en el artículo que existen becas para los artistas que no se pueden costear las residencias, en varios países como Argentina, Alemania, Suiza, Canadá y España, ya lo puse casi al final del post, gracias por tu comentario, saludos y ese libro que recomiendas es buenísimo ciertamente.
      Saludos!!!!!

Comments are closed.