“Nada está completo sin su contraparte”, conversando con la Artista Uruguaya Eloísa Ibarra.

Silencio, Técnica mixta, 4 piezas y fracción, cemento y cartón, dimensiones variables, 2013-16.

Eloísa Ibarra es una artista uruguaya definida por los críticos, como una artista que no le teme a ningún material, haciéndole honores a sus múltiples faceta creativas, que abarcan la pintura, la gráfica, la instalación y la escultura. En el año 2016 fue merecedora del Gran Premio Nacional, otorgado a las artes visuales en Uruguay, ha expuesto su obra en Suramérica, Estados Unidos y México, entre otros importantes centros del arte.

Sin duda alguna Eloísa forma parte de esa generación de relevo dentro del arte uruguayo contemporáneo, donde la experimentación y la multiplicidad de lenguajes de cruzan, dándole forma a un tipo de arte rico en texturas, contrastes y disciplinas.

Eloísa Ibarra es diseñadora gráfica y se formó artísticamente en la Escuela Nacional de Bellas Artes y en los talleres de los maestros Nelson Ramos y Pedro Peralta.

A propósito de su exposición este año 2017 Mesura y Abismo, en el Museo Blanes, tuve ocasión de entrevistarla, para brindarle a la audiencia de Arte para la Vida una porción de su mundo creativo, desde sus propias palabras, los dejo con Eloísa Ibarra.

Eloisa Ibarra

Fidel Gómez: Eloísa entiendo que la muestra Mesura y Abismo, presentada recientemente en el Museo Blanes de Montevideo, es la primera exposición compilativa de tu producción creativa, cuando ves todo ese desarrollo artístico en un mismo espacio, ¿qué es lo primero que te viene a la mente? yo te confieso que veo mucha coherencia en mantener determinada línea investigativa, sobre todo aspectos muy vinculados con lo arqueológico. ¿Qué me dices de esto?

Eloísa Ibarra: Eso que comentás de la coherencia en el trabajo es lo que menciona Pablo Thiago Rocca en el texto del catálogo de la exposición, evidentemente hay una línea que une toda mi obra, independientemente de la técnica que esté utilizando o del proyecto que me esté planteando puntualmente. No necesariamente tiene que ver con lo arqueológico, en los proyectos a los que te referís también estoy también cuestionando el presente, creo que quedarse solo en lo arqueológico es fragmentar la mirada.

FG: Originalmente te formaste como diseñadora gráfica, lo cual ha marcado fuertemente la estética de tu trabajo artístico, sobre todo en el uso recurrente del cuadrado, del cubo, de cierta geometría que remite a codificaciones abstractas ¿en qué punto consideras que se da la armonía de las otras disciplinas que trabajas con el diseño? es decir de la pintura, el grabado y la pintura, ¿acaso existe una retroalimentación? háblame un poco de ese proceso.

EI: Siempre traté de mantener mi oficio de diseñadora gráfica separado de mi actividad como artista. Aunque obviamente ambas actividades se pueden ver influenciadas entre sí. Pero la elección de la abstracción tiene que ver con el camino que hice como artista y no con mi formación o “deformación” como gráfica, son cosas diferentes.

Babel, Grabado laser en mdf y serigrafía sobre cubo de cemento, 2013.

FG: ¿Cómo fue la experiencia del Premio Nacional de Artes Visuales?, permíteme felicitarte por haber obtenido el Gran Premio Nacional, pero cuéntame sobre el proyecto que presentaste, el cual me resulta intrigante, además de interesante, ¿cómo sustentaste y desarrollaste la obra “Arqueología”?

EI: El proyecto surge como una continuación de lo que venía trabajando previamente, que incluía cubos con códigos QR impresos y refería también a hechos pasados, y pasó por muchas etapas hasta llegar a concretarse en la obra que finalmente presenté, al comienzo ni siquiera iba a ser una instalación sino una serie de fotografías, la producción de materiales fue creciendo a medida que fui investigando, desarrollando la historia y produciendo los elementos que la componen.

FG: Veo en tu trabajo una orientación más escultórica que otra cosa, sin embargo abordas libremente otras disciplinas como la pintura y la gráfica, por cierto con una técnica muy particular. ¿Te sientes más cómoda trabajando con determinada disciplina artística, o te ves como artista integral?

EI: Comencé con la pintura, los objetos vinieron después, y me llevó bastante tiempo aceptar esos objetos como esculturas… durante mucho tiempo fueron simplemente “objetos”. Al comienzo eran obras bidimensionales, que ya no podían ser calificadas como pinturas, porque de  pintura tenían muy poco. Esa fue una época de mucha experimentación y aprendizaje. Estaba yendo al taller de Nelson Ramos, con él aprendí las bases que sustentan toda mi obra, fue un maestro increíble, todavía hoy sigo descubriendo cosas que me enseñó y ni me dí cuenta en su momento.

Pasar del plano al volumen fue un proceso y no por eso dejé de pintar, al mismo tiempo que comenzaba a investigar con nuevos materiales en lo escultórico, también comencé a hacer grabado. Esa técnica también me resultó fascinante, me gusta mucho el trabajo de taller, realmente disfruto el contacto con los materiales. El dominio de diferentes disciplinas me da infinita libertad al momento de trabajar, yo aplico técnicas gráficas en mis pinturas y en los encofrados de los moldes de cemento, así como técnicas escultóricas para generar una matriz de grabado, y aquí también suma la aplicación de las herramientas digitales del diseño gráfico y la fotografía.

Arqueología, 2016.

FG: Eloísa dime algo, ¿cuándo comienzas a investigar con las vinculaciones entre lo visual y los códigos QR? la propuesta de la obra Babel me resulta sumamente innovadora, y aquí encuentro otro vínculo con el diseño. ¿Qué pasó en  El germen de Babel?

EI:Trabajo sobre temas que me inquietan, y traslado una reflexión sobre eso en el proyecto, valiéndome de diferentes recursos y herramientas.

El germen de Babel surgió de la preocupación por las limitaciones que imponen las facilidades tecnológicas. Por ejemplo, cada vez es más común encontrar textos traducidos por Google, son traducciones muy malas, pero como más o menos se entiende parece que sirven ¿a dónde nos lleva eso? El lenguaje se va vaciando, intercambiamos la información básica, pero el contenido pierde riqueza. Con la Torre de Babel como símbolo, tomé un fragmento de La biblioteca de Babel de Jorge Luis Borges y lo sometí a traducciones sucesivas en el traductor de Google, del español al inglés, del inglés al alemán, del alemán, al griego, del griego al francés, del francés al chino, del chino al árabe, etc. El texto, que en su versión original ya era complejo, luego de pasar por todos esos idiomas fue traducido nuevamente por Google al español, y la versión arrojada era realmente increíble, totalmente distorsionada.

Los textos, en todas sus versiones, se exhibieron en las paredes de la sala, junto a grabados de torres que recordaban a la clásica Babel y zigurats mesopotámicos, así como templos mesoamericanos y otros tipos de torres, sumando diferencias estéticas y culturales al desentendimiento. A través de códigos QR podía accederse al audio, también generado por Google, de la lectura del texto en cada idioma.

Construcción binaria, Grabado en placa de mdf, 25 x 16,5 cm, 2013.

FG: El cemento es un material propio de la era industrial, un símbolo de la modernidad, y en estos días juega un papel importante en la llamada arquitectura desnuda o limpia. Tú usas el cemento como material frecuente en tus piezas escultóricas, mezclado con otros materiales orgánicos como la madera y el papel ¿qué representa para tí el uso de este material y su contacto con otros materiales tan disímiles?

EI: Del cemento me encanta la textura suave y fría, he logrado luego de realizar muchas piezas con ese material y probar diferentes mezclas y proporciones una variedad interesante de tonalidades y matices. La inclusión de otros materiales en las piezas que se contrapongan a la frialdad del cemento genera una dualidad que siento necesaria, nada está completo sin su contraparte.

FG: Eloísa ¿hacía dónde están dirigidas tus excavaciones arqueológicas? te confieso que te veo como una artista arqueóloga buscando algo, excavando en la realidad, ¿qué buscas?

EI: Supongo que todo artista está en esa búsqueda constante, cada obra nueva, cada nuevo proyecto nos va acercando, a esa “verdad” que claro nunca encontraremos, pero parece que llegamos a vislumbrarla apenas a medida que avanzamos. Es un proceso que no definiría como una excavación, es más bien como un camino que voy recorriendo.

FG: ¿De dónde se nutren los procesos creativos de Eloísa Ibarra, qué te inspira, qué lecturas te atrapan, qué autores o artistas te hacen reflexionar?

EI: En varios de mis proyectos podés encontrar a Borges, ya lo mencioné en El germen de Babel, también en Sueños, que se expuso en Meridiano en 2007 estaba presente un haiku de Borges, en Mesura y abismo hay varias piezas que son objetos de Tlön, también de un cuento de Borges… pero no por eso podría decir que me inspiro en la obra de Borges, sí que me hace reflexionar, y por eso vuelvo a sus textos.

La reflexión surge de la sumatoria de muchas cosas, una lectura realizada hace años, una película vista hace meses, una noticia escuchada el mes pasado, una anécdota que recuerdo de niña, algo que leí en Internet hace unos días… en algún momento esas cosas se conectan con un hilo finísimo y comienzo a buscar la forma de entrelazarlas de forma más concreta.

Inercia, técnica mixta, 2008.

FG: La escultura Sólido cartesiano, es indudablemente la más audaz en cuanto al formato, así como una síntesis simbólica de todo el lenguaje que has venido trabajando, pero a la vez la veo como que quiere seguir creciendo. ¿No te has planteado hacer esculturas en formato monumental?

EI: Realicé dos esculturas en gran formato para espacios públicos, y claro que es de los proyectos que me encantarían, pero en esos casos ya no depende sólo de mi voluntad; se necesita un interesado a priori que se encargue de los costos de producción, la mano de obra y también está, obviamente, el lugar del emplazamiento.

FG: En las pinturas sobre tela, se siente algo muy sublime, como con cierto toque budista, lo digo por la armonía, la monocromía y las composiciones con encuadres perfectos, que de lejos recuerdan la obra de Rothko, sin embargo cuando te acercas descubres que es un collage con tela muy transparente que da ese efecto de veladura. Indudablemente aquí te planteas algo distinto a las búsquedas gráficas y escultóricas, sin embargo sigue presente un hilo conductor de toda tu estética el uso del cuadrado. Háblame un poco de estas obras ¿cómo se da ese proceso pictórico hasta llegar a esta propuesta?

EI: El collage en las pinturas surge de una técnica gráfica, muy utilizada en grabado, conocida como chiné collé, donde la impresión se realiza sobre un fino papel de seda en lugar de directamente sobre el papel de soporte. Estaba aplicando esa técnica en los grabados y la traslade a las pinturas que estaba realizando, para lograr exactamente lo opuesto, en lugar de imprimir sobre el papel de seda, ahora se trataba de pintar debajo y permitir que éste lo transparentara, utilizándolo como una veladura más. Pero nuevamente, la técnica está al servicio de lo conceptual y expresivo, son recursos que me permiten alcanzar los objetivos.

Animus, Acrílico y collage sobre lienzo, 80 X 100 cm, 2012.

FG: Como artista contemporánea, ¿cómo ves la realidad actual del arte, no sólo en Uruguay, en el mundo entero? es decir hoy en día ¿se está haciendo mejor o peor arte que hace unos 20 o 30 años atrás? Lo pregunto por aquello de que de un tiempo para acá, se le da mucha importancia al discurso sobre las obras, más que al valor estético y comunicacional que el arte debe tener en sí.

EI: Lo de la importancia de ese discurso al que creo que te referís solo es más importante que la obra en el arte netamente conceptual. Si no, va aparejado a la misma, cada artista decide cuánta importancia darle y me parece muy válido que así sea. Personalmente prefiero la comunicación directa con la obra y luego sí poder ahondar más, pero no necesitar un decodificador de entrada, necesito que la obra en sí misma me transmita lo esencial.

Sólido cartesiano, técnica mixta, 135 x 215 x 120 cm, 2016-17.

FG: ¿Qué es el arte para Eloísa Ibarra?

EI: Una necesidad primordial del ser humano -y no hablo solo de las artes visuales: la música, la danza, la literatura…- el arte nos define.

FG: ¿Eloísa cómo te ves dentro de 10 años, te ganaste uno de los premios en Artes Visuales más importante de tu país, qué viene ahora, hacia dónde van tus proyectos?

EI: Un premio también es circunstancial. Lo que viene es seguir trabajando, seguir construyendo sobre lo que he logrado hasta ahora. Ojalá dentro de 10 años me encuentres igual, un poco más vieja, tal vez más sabia y con más perspectiva, pero también creciendo, aprendiendo, enseñando, y disfrutando cada día de lo que hago.

FG: Eloisa te agradezco mucho el que le hayas brindado a la audiencia de Arte para la Vida, esta oportunidad de adentrarnos en tu universo creativo, que sigas cosechando éxitos te deseo mucha felicidad.

 

Tus comentarios son muy importantes!!!!!!!!!!!

Si te gustó este contenido compártelo!!!!!!!!!!!!!!

Comparte aquí!!!

2 thoughts on ““Nada está completo sin su contraparte”, conversando con la Artista Uruguaya Eloísa Ibarra.”

  • 1
    Juan de Andres on 27/07/2017

    Es de las aristas que sigo su obra con.interes.Felicitaciones por el presente reportaje.

    • 2
      Fidel Gómez on 27/07/2017

      Gracias por tus comentarios Juan, que bueno que te gustó la entrevista, ciertamente Eloísa Ibarra es una excelente artista, estamos en contacto, suscríbete al blog para que te lleguen todas nuestras actualizaciones por email.

Comments are closed.