La Dimensión Sagrada del Color

Los 7 centros de energía, el color primigenio, la dimensión sagrada del color.

El tema de las dimensiones del color, es algo que he venido abordando en mis investigaciones artísticas, desde hace algún tiempo y se ha convertido en una especie de eje transversal, que atraviesa todo mi trabajo. Me interesa un aspecto del color poco estudiado o poco tomado en cuenta, por lo menos en el mundo del arte contemporáneo; se trata de la dimensión sagrada del color.

Y te estarás preguntando ¿dimensión sagrada del color? ¿con qué se come eso?

La dimensión sagrada del color es la dimensión donde el color está manifiesto de modo primigenio, original, más allá de lo físico y lo psicológico. 

Se trata de una investigación artística que poco a poco se fue manifestando, desde mis vinculaciones con la espiritualidad, la práctica del bhakti yoga, la meditación, mis experiencias en India durante 5 años viviendo allá, acompañado de un estudio profundo de los Vedas (textos sagrados antiguos de la India).

Pero por otro lado me inquietaba ¿cómo empalmar todo este conocimiento, estas vivencias y experiencias con el mundo del arte? Pues bien, llegada la hora de sistematizar todo esto, me propuse 3 cosas, vinculadas con mis áreas de acción dentro del mundo del arte: la investigación, la producción artística y la docencia. En este sentido me refiero a:

  1. Encontrar los antecedentes tanto teóricos como prácticos, dentro del arte, vinculados con el tema de la dimensión sagrada del color.
  2. Desarrollar un sistema visual, una especie de bitácora conceptual, que me permita generar productos artísticos. (En pleno proceso de cambio y transformación)
  3. Compartir mis experiencias en el campo de la cromoterapia, lo cual comencé recientemente con los talleres “El Poder sanador de los colores”, en los que enseño sobre el poder sanador del color, de manera teórico-práctica. Estos talleres me han ayudado a sistematizar mis experiencias con el color como elemento sanador, a la vez de verse reflejado en mis trabajos artísticos.

Comencemos con las teorías del color

Teorías del color

Dentro de las teorías del color  más conocidas y estudiadas, destacan las de Newton, Goethe, Schopenhauer, Itten, Kandinsky y Albers. No son las únicas pero representan en mi investigación, referencias muy importantes. No pretendo hacer una exposición exhaustiva de cada una de ellas, mencionaré los aspectos en los que he puesto mayor atención. A modo de contextualizar la investigación, citarlas me resulta fundamental.

Newton y la teoría física del color

Para Isaac Newton el color está vinculado a un fenómeno físico y visual, con sus célebres experimentos de la refracción de la luz, comprobó la existencia del color a partir de la luz blanca. Es el padre del famoso experimento del prisma que produce los colores del espectro cromático, por la fragmentación de la luz. Asimismo Newton demostró con sus experimentos de discos de colores, que la suma de todos los colores produce el blanco. Newton era un científico y como todo científico, sus investigaciones iban dirigidas principalmente hacia el mundo físico. Para Newton el color es un fenómeno físico, dado por la incidencia de la luz sobre los objetos y nuestra percepción visual de este fenómeno.

A partir de estas teorías del color de Newton, se derivaron prácticamente todas las teorías del color que se conocen en la actualidad. El mismo Goethe parte de allí para desarrollar su propia teoría del color, aunque como veremos, termina refutando muchos aspectos de la teoría de Newton, a la vez que profundizando en otros no tomados en cuenta, como son los efectos psicológicos del color.

Refracción de la luz a través de un prisma de cristal

Goethe y lo psicológico del color

“No me enorgullezco demasiado de mis logros como poeta. En mi época han vivido escritores creativos excelentes, los ha habido aun más brillantes antes de mí, y siempre los habrá después de mi tiempo. Pero de ser yo el único en mi siglo que conoce la verdad acerca de la teoría de los colores… ¡Eso es de lo que estoy orgulloso y lo que me da un sentimiento de superioridad sobre muchos.” Johann Wolfgang von Goethe

De manera paradójica, a pesar de ser uno de los intelectuales más importantes de su tiempo, considerado por los historiadores como la encarnación del espíritu romántico, dentro del romanticismo alemán. Para Goethe, su obra literaria no era considerada por él, al mismo nivel de importancia que su teoría del color, la cual consideraba como su niña consentida, como su obra maestra, su gran aporte a la cultura, de hecho con el tiempo quedó demostrado, que junto a su obra literaria, pasó a la historia como un gran genio intelectual.

Círculo cromático de Goethe, 1810.

Goethe se aproximó al color en una dirección distinta a Newton, para él el color estaba más allá de lo meramente físico, el consideraba que el color estaba en la naturaleza y tenía una gran influencia en la psique humana, ideas que lo convirtieron en el precursor de la psicología del color.

Para Goethe los colores tienen personalidad propia, no son simples espectros de luz percibidos por el ojo, están en una dimensión más allá de lo físico, en este punto podemos hablar de que con Goethe y posteriormente con las investigaciones de Schopenhauer, quien era discípulo de Goethe, las investigaciones sobre el color aterrizaron en otra dimensión, la dimensión psicológica o emocional del color.

La teoría del color de Goethe influyó profundamente en los artistas de toda Europa, no sólo en la época del romanticismo, sino que también en los pintores modernos desde los impresionistas, hasta los primeros abstractos, bebieron profusamente de las aguas servidas por Goethe y su teoría del color.

Para Goethe el color tiene personalidad propia, así encontramos por ejemplo que el azul, es vinculado con el pensamiento y la tranquilidad, mientras que el rojo evoca actividad y pasión. Son ideas que hoy en día nos pueden parecer muy familiares, pero en su época fueron una verdadera revolución.

Entre los principales aportes dados por Goethe en su teoría del color, destacan tres ideas muy importantes:

1.- Hay colores que se manifiestan en las cosas y objetos.

2.- Hay colores que existen en el ojo.

3.- Hay colores que existen en la mente.

De este modo, en base a estas ideas concibió su círculo cromático, así como su célebre triángulo de colores, el resultado final de sus investigaciones. Donde propone este triángulo como un diagrama de la mente humana para explicar y entender los efectos del color en la conducta y la psique.

Triángulo de Goethe, 1810.

Kandinsky y el color espiritual

Cuando Kandinsky escribe su libro “De lo espiritual en el arte”, le dedica una buena parte al tema del color, de hecho cita a Goethe en varios puntos, ya que Kandinsky era seguidor de la idea del color con personalidad propia, dándole vital importancia a la temperatura del color. Para Kandinsky, el color al ser percibido surte dos efectos en el ser humano: un efecto físico y otro psicológico. Lo físico es lo superficial del color, mientras que lo psicológico está vinculado con las emociones derivadas de este, lo que él denomina la parte espiritual o estimulación anímica desde el color.

Kandinsky se refiere a los colores como si se tratase de entidades vivientes, así encontramos que se refiere al rojo como ser excitante por su vinculación con la sangre, produciendo un efecto psíquico de dolor. Así mismo se refiere al amarillo claro como algo ácido por su parecido al limón. También habla de cualidades en los colores como ser erizados, ásperos o aterciopelados, y así sigue describiendo las distintas cualidades del color, sus vinculaciones con lo existente en el mundo de la experiencia y los efectos psicológicos que produce. Como dato curioso Kandinsky menciona la cromoterapia, para referirse al tratamiento de enfermedades por medio del color, de hecho hace un comentario donde especifica que es un campo muy poco estudiado. Sobre este particular profundizaré más adelante.

Para muchos estudiosos de Kandinsky, en su teoría del color, éste vá más allá de Goethe, ya que incorpora otros elementos, el recuerdo y la vivencia. Con Kandinsky la pintura abstracta incorpora lo vivencial y los recuerdos emanados de las emociones generadas por el color. No debemos perder de vista los estrechos vínculos, entre las investigaciones plásticas de Kandinsky con la música, caso similar al de Paul Klee, ambos venían del expresionismo alemán, sin embargo desarrollaron un arte abstracto, muy marcado por lo onírico, lo poético y lo musical.

Vassily Kandinsky, Estudio de color, 1913.

Johannes Itten y el color subjetivo

En su célebre tratado sobre el color, “Arte del color”,  Itten le dedica un capítulo al tema de la subjetividad en el color, apoyándose en los ejercicios desarrollados con sus alumnos, durante sus años de docencia en diversas escuela, entre las que destaca la Bauhaus. Para Itten el color va más allá del plano físico, se adentra en la dimensión de lo simbólico y lo subjetivo, teniendo un papel fundamental en la personalidad de cada quien. Con esto Itten se adelanta unos cuantos años a los actuales test de personalidad, basados en tarjetas de colores para determinar los aspectos del carácter, desde la escogencia del color hecha por cada individuo, un recurso muy extendido entre los especialistas de recursos humanos. Entre los más conocidos está el famoso test de Max Lüscher. 

Para Itten el gusto está supeditado a la naturaleza de cada quien, y esta tiene un color, incluso manifiesto en los aspectos físicos de las personas, algo que aplicaba para orientar a sus estudiantes en sus vocaciones de oficio, durante los tiempos de la Bauhaus. Así podía determinar con increíble precisión que los estudiantes, podían ocuparse en determinadas actividades y oficios que les eran propios por naturaleza, bien fuese que se tratase de ebanistería, herrería, vitrales, etc. Lo hacía con una precisión tal, que aquel estudiante que se inclinaba más por sus juicios del gusto, que por su naturaleza, tarde o temprano volvía a donde Itten a pedir consejos, y así se encaminaba hacia el oficio que le era propio. Se trata de algo que siempre me ha parecido fascinante, sobre todo por la actualidad de sus ideas y las múltiples aplicaciones en la vida diaria.

Círculo cromático de Itten, 1961.

Otro aspecto importante en los estudios subjetivos del color en Itten, está vinculado con la importancia de lo simbólico, aspecto determinante a la hora de usar un color u otro en determinados contextos. Así Itten va un paso más allá en las concepciones de Goethe, rozando con ideas muy propias del pensamiento oriental, manifiestas en los Vedas, principalmente en los tratados ayurvédicos sobre el color de los campos energéticos o chakras. Hay que recordar que Itten fue un  hombre muy metido en el mundo esotérico, estudioso de la filosofía oriental, y así sus investigaciones quedaron impregnadas con esas ideas no racionales.

De las teorías mencionadas, las vinculadas a lo psicológico, en los casos de Goethe, Kandinsky y Johannes Itten, se acercan a la dimensión sagrada del color, seguramente por sus inclinaciones filosóficas esotéricas, aproximándose a esta desde lo simbólico.

Otros artistas  que si bien no elaboraron tratados teóricos, pero abordaron el color con una perspectiva más allá de lo físico, fueron sin duda alguna Yves Klein y Josef Albers. Ambos trabajaron el color desde ángulos muy distintos, pero con una fuerte carga simbólica y mística, lo cual también encontramos reflejado en sus escritos y notas personales sobre este tema.

Albers y sus estudios de color

Josef Albers fué estudiante de Itten en la Bauhaus, de hecho fué de los pocos estudiantes que llegaron a ser maestros en los talleres de la Bauhaus, hasta su desaparición con la llegada del nazismo al poder en Alemania, en 1933.

Josef Albers, Homenaje al cuadrado, 1944.

Los estudios de color de Albers, más allá de ser una teoría como tal, lo que buscan, en palabras del propio Albers, es mostrar las posibilidades infinitas del color, más allá de la forma, más allá de la textura, más allá de las dimensiones. Sus célebres homenajes al cuadrado, dejaron plasmadas estas ideas en torno al color, como el elemento principal dentro de su pintura.

En Albers al igual que en Goethe, el color tiene personalidad, incluso crea una maravillosa serie de metáforas, para ilustrar las ideas de sus pinturas, donde los colores se relacionan entre sí como personas, se casan, copulan, tienen hijos y sobrinos, pero también tienen características muy particulares como ser rancios o finos, exquisitos, gordos y flacos. Son elementos eminentemente literarios, introducidos por Albers para hablarnos desde su óptica, del simbolismo de los colores, lo que él mismo llamó la vida secreta de los colores.

El misticismo del color en Yves Klein

La personalidad de Yves Klein tiene aspectos aún desconocidos, a pesar de que fué un artista muy metódico, después de muchos años, los investigadores de su trabajo, siguen descifrando los aspectos más recónditos del pensamiento subyacente en sus obras.

Lo que si se sabe y ha sido objeto de estudio, es que la aproximación de Klein al color es eminentemente simbólica y mística, para él el color representa los aspectos más profundos del ser y la existencia, el color simboliza la sensibilidad pura del ser humano en relación con el universo, y en esto coincide mucho con Kandinsky, pero sus experiencias están más vinculadas con lo conceptual, aún cuando sean momentos muy diferentes del arte, ambos artistas estaban imbuídos en procesos esotéricos y místicos.

El famoso “Azul Klein”, es una variación del azul índigo, color que tiene una fuerte connotación mística, no sólo en la filosofía rosacruz, seguida por Klein, también en los Vedas se habla del índigo como el color del sexto chakra, el tercer ojo, la glándula pineal, el campo energético de la visión, la intuición y el pensamiento. Tampoco es coincidencia el interés de Klein por los elementos de la naturaleza, la tierra, el fuego, el cuerpo, el aire, el espacio, todos tienen a su vez una correspondencia directa con el color, aproximándose a este, desde en una perspectiva más allá de lo físico y lo psicológico. Klein aborda el color desde lo sagrado.   

Llegados a este punto podemos afirmar que el color se manifiesta en tres dimensiones:

Dimensión física

Dimensión psicológica o emocional

Dimensión sagrada

Yves Klein, Relieve con esponjas azules, 1958.

Dimensión física del color

Es aquella que se conoce de modo general, vinculada a los fenómenos físicos de percepción, depende principalmente de los efectos de la luz sobre los objetos, y como estos son percibidos por el ojo.

Su campo de acción es el mundo físico, donde interactúan los sentidos.

Dentro de esta dimensión física, el color tiene ciertas cualidades intrínsecas, conocidas como: el matiz o tono (color como tal), la saturación (grado de pureza), el brillo (nivel de luz y oscuridad).

Las investigaciones de Newton, constituyen el aporte más importante para acercarse a esta dimensión del color.

Dimensión psicológica o emocional del color

Inside Out, Pixar, 2015.

Es aquella que opera en el plano mental y emocional, vinculada a los efectos e influencias del color en nuestras emociones y conductas.

Aquí podemos encontrarnos con Goethe, Schopenhauer, Kandinsky, Itten y Albers.

Hay una película reciente de Pixar (2015) que es muy buena, porque ilustra las emociones como personajes coloreados, hablo de Inside Out (Intensa mente) donde las cinco emociones primarias, son encarnadas por personajes del color característico de cada emoción. Alegría (amarillo), Tristeza (azul), Temor/Miedo (violeta), Furia/Ira (rojo) y Desagrado/Asco (verde). Así se narra la vida de una niña que llega a la adolescencia, y los cambios emocionales que esto conlleva, es realmente increíble, la recomiendo 100 %.

Dimensión sagrada del color

Está vinculada con la energía divina manifiesta en este mundo, la cual tiene una representación en el ser humano, en la forma de los centros energéticos o chakras, tal como lo define el Ayurveda y los antiguos textos sagrados conocidos como los Vedas, manifiestos hace miles de años en la India.

Tiene una característica sutil, más allá de lo físico, además desde esta dimensión se pueden armonizar y equilibrar las otras dos dimensiones, la emocional y la física.

En esta dimensión el color puede ser aplicado como elemento sanador y terapéutico.

La aproximación de Yves Klein al color, está íntimamente vinculadas a esta dimensión, y de algún modo Kandinsky e Itten lo asoman.

Analogía del árbol y los chakras

Los colores de los chakras

De acuerdo a los enunciados védicos existen 7 centros energéticos o chakras, distribuidos en el cuerpo de modo vertical, siguiendo la analogía del cuerpo como un árbol.

Cada chakra tiene un color característico, lo cual representa el tipo de energía que de éste emana.

Cada chakra está vinculado a un tipo particular de emociones, controlan los órganos y los sistema del cuerpo.

La desarmonía de los chakras es la primera causa de enfermedades, tanto físicas como mentales, de allí la importancia de mantenerlos activos y equilibrados. Otro factor muy importante está vinculado con el tipo de alimentación, los alimentos nutren nuestras células, por lo que es muy importante que las vibraciones de los alimentos estén en la modalidad de la bondad, lo cual se obtiene de una dieta vegetariana, así como de evitar el consumo de sustancias intoxicantes como alcohol, tabaco, cannabis, entre otros, que crean desequilibrio. También se recomienda el ejercicio físico ya que así se mueve la energía, y el yoga es la mejor de las prácticas físicas en tanto armoniza lo grueso y lo sutil.

El arcoiris y los colores de los chakras

Analogía entre el arcoiris y los chakras.

Si lo analizamos bien, veremos que los enunciados védicos que nos hablan de los chakras, se apoyan en el vínculo entre lo macro y lo micro, así encontramos que los colores de los chakras, son los mismos colores del arcoiris, es decir, así como se encuentran afuera en el universo, también están adentro, en el microcosmos energético. Sin embargo y lo veremos más adelante cuando explique el significado de cada chakra, hay tres colores adicionales a los siete del espectro del iris, los cuales en los Vedas se consideran vinculados con el cuarto chakra, el sexto chakra y el séptimo chakra, me refiero al rosado, el blanco y el dorado. Más adelante explicaré sobre este asunto con mayores detalles.

Mi aproximación al poder sanador del color

Cuando hice referencia a la teoría de Kandinsky sobre el color, mencioné algo muy peculiar, es que Kandinsky habla abiertamente de la cromoterapia, como método curativo desde el color, para Kandinsky el color tiene un poder sanador, ideas que de hecho aplica en sus cuadros, sobre lo cual escribe en su célebre libro “De lo espiritual en el arte”, donde escribe algo muy interesante; Kandinsky se refiere a la cromoterapia como algo inexplorado, lo cual era muy cierto en ese entonces. Hoy en día encontramos grandes avances en este campo, como las investigaciones del Dr. Dinshah Ghadiali, considerado el padre de la cromoterapia moderna, entre otras.

Decidir entrar de lleno en la dimensión sagrada del color, para mí fué un proceso dado por varias razones, indudablemente desde lo estético y el arte, pero también buscando aliviar ciertas dolencias emocionales, es decir, buscando la armonía de mis centros energéticos desde el color. Así fué como esta investigación tomó sentido en lo artístico, de esa aproximación, de esas experiencias sanadoras con el color surgieron imágenes e ideas, las cuales posteriormente fueron plasmadas en trabajos, muchos de los cuales están en pleno proceso de desarrollo.

Descubrí los efectos del color en las emociones y sus vínculos con los colores de los centros energéticos o chakras, descritos en los Vedas, así me aproxime a la dimensión sagrada del color, vinculada con lo simbólico y con aquello que está más allá de la comprensión humana.

Por medio de ejercicios contemplativos y de meditación en los colores, logre armonizar y equilibrar la energía de mis chakras, lo cual queda reflejado en mi equilibrio emocional.

Se trata de un trabajo constante, de una práctica (sadhana), no es algo de un día, debemos recordar que las emociones son como las olas del océano, van y vienen, tanto las positivas como las negativas. Lo importante del uso de estas herramientas terapéuticas, es que nos ayudan a mantener  el equilibrio necesario para desempeñarnos en la vida de modo sano y satisfactorio.

Lo más interesante de todo este proceso, el cual está en un desarrollo permanente, es como mencioné unos párrafos anteriores, de allí surgieron ciertas imágenes como obras plásticas, como reflejos de estas experiencias meditativas y contemplativas, desde la dimensión sagrada del color.

El sistema de los chakras

De acuerdo a los Vedas, existen 7 chakras o centros energéticos, los cuales se encuentran ubicados en 7 puntos específicos del cuerpo, comenzando con la punta del perineo, hasta la parte superior de la cabeza o coronilla.

Primer chakra: rojo

  • Chakra base, de la raíz o Muladhara chakra.
  • Ubicado en el perineo.  
  • Se vincula con el ser.
  • Regido por el elemento tierra.
  • Rige sobre lo primordial de la existencia, la vida, la supervivencia, la seguridad, el instinto.

Segundo chakra: naranja

  • Chakra sacro o Svadhisthana chakra.
  • Ubicado en la zona genital.
  • Se vincula con la sexualidad y la procreación.
  • Regido por el elemento agua.
  • Rige sobre la sexualidad, la creatividad, la emoción, la confianza y el crecimiento.

Tercer chakra: amarillo

  • Chakra del plexo solar o Manipura chakra.  
  • Ubicado en el plexo solar.
  • Se vincula con la mente.
  • Regido por el elemento fuego.
  • Rige sobre las ideas, la genialidad, el poder, la abundancia, la prosperidad, la felicidad, la riqueza y el control.

Cuarto chakra: verde (también rosado)

  • Chakra del corazón o Anahata chakra.  
  • Ubicado en el corazón.
  • Se vincula con el amor universal y la sanación.
  • Regido por el elemento aire.
  • Rige sobre la nobleza, la bondad, el amor, la ternura, la compasión y la devoción.

Quinto chakra: azul celeste

  • Chakra de la garganta o Vishuddha chakra.
  • Ubicado en la garganta.
  • Se le vincula con la comunicación y la expresión, de hecho se considera el chakra del arte.
  • Regido por el elemento éter o el sonido.
  • Rige sobre la comunicación, la expresión y la libertad.

Sexto chakra: azul índigo (también violeta)

  • Chakra del tercer ojo o Agña chakra.
  • Ubicado en el entrecejo.
  • Se vincula con la intuición.
  • Regido por el elemento luz
  • Rige sobre los pensamientos, la percepción, la visión y la intuición.

Séptimo: violeta en sentido general, sin embargo de modo esotérico-simbólico se representa también como blanco y dorado.

  • Chakra de la corona o Sahasrara chakra.
  • Ubicado en la coronilla de la cabeza.
  • Se vincula con la trascendencia.
  • Regido por el espíritu.
  • Rige sobre el sentido de trascendencia, la unidad diferenciada con el absoluto y la conexión con la divinidad.

De este modo vemos como los centros energéticos y sus colores se distribuyen de manera ascendente, como un canal de energía intercomunicado, como habitaciones de colores por medio de las cuales podemos atravesar y encontrar allí sanación y equilibrio. Más adelante explicaré como ese gran cilindro energético une sus extremos, dando lugar al círculo cromático simbólico-sagrado.

Sobre los tres colores adicionales a los del espectro del iris, me refiero al rosado, el blanco y el dorado, su presencia es simbólica pero es, existen. Es como hacer una analogía de cuartos compartidos, vamos a ver. El rosado comparte cuarto con el verde, están dentro del mismo espacio, sin embargo se expande y adquiere su propia dimensión dentro de ese espacio. Igual pasa con el violeta en el sexto chakra, que baja del séptimo y comparte cuarto con el índigo, y cada quien toma su espacio. Finalmente el blanco comparte cuarto con el dorado, quien termina estando por encima de este, ya que su energía es completamente divina, por algo el arte sacro antiguo en muchas culturas hace uso del dorado, porque evoca lo divino, así lo divino está en la punta de los chakras.

Se trata de algo subjetivo y de una gran profundidad, por ejemplo podríamos pensar ¿cómo el dorado siendo cálido, está en la punta de los fríos? son cosas difíciles de entender, pero son, existen. Y a la final le encontramos un gran sentido, ya que el dorado como representación de la divinidad se conecta con la raíz, dándole forma al círculo de la existencia, que realmente es como una especie de túnel de la existencia.

La dimensión sagrada del color, es la energía cromática de los chakras.

La temperatura del color y la temperatura de las emociones

Vivimos en tiempos donde se habla de los atributos psicológicos y emocionales del color, desde múltiples enfoques, la industria publicitaria es un gran ejemplo con el branding, las marcas, las imágenes corporativas, o basta con ver la citada película Inside out para corroborarlo. Ya para nadie es un secreto que los colores tienen  temperatura, son cálidos o fríos. Así los colores más cercanos al rojo son considerados cálidos, el rojo, el naranja y el amarillo. Mientras que los fríos están cerca del azul, el azul como tal, el verde y el morado. Sin embargo el verde aún cuando se le considere un color frío, muchos expertos lo consideran entre ambos campos, sobre todo por la analogía del verde con la primavera, la cual se caracteriza por ser equilibrada, no es ni fría ni cálida. Si analizamos la posición del chakra verde, está justo en el medio dividiendo los chakras superiores y los inferiores, nutriendo a ambos grupos.

En el Bhagavad gita se explica que el alma reside en el corazón, se hace una hermosa analogía, donde se explica que el corazón es un árbol, donde yacen posados dos pájaros, uno de los pájaros es la jiva, la persona que está en ese cuerpo, y se ocupa de diversos tipos de actividades. El otro pájaro es Antaryami o Paramatma, la manifestación de Dios en el corazón, quien es el testigo de todo lo que hace la jiva. Así se le da una gran importancia al cuarto chakra, el del corazón. De hecho se considera que por el Señor residir allí directamente, la energía de este chakra nutre tanto a los chakras inferiores, como a los superiores. Ya decía Einstein que no existe energía más poderosa que el amor.

Así mismo encontramos que las emociones también tienen una temperatura, de hecho los especialistas de la conducta humana ya hablan abiertamente de emociones cálidas y emociones frías, asignándoles así sus colores correspondientes.

Otro aspecto muy importante a tener en consideración, es el origen de nuestras emociones. Estas se alimentan por un lado de nuestra naturaleza y temperamento, lo que es algo innato a nuestra condición dada por nacimiento, pero también se nutren y fortalecen de nuestras creencias, que forman los pensamientos, y estos pensamientos dan origen a la gran mayoría de nuestras emociones. En la medida en que nuestros pensamientos tengan una vibración más o menos elevada, así mismo sentiremos emociones más o menos beneficiosas.

Ejemplos de emociones cálidas:

Rabia, ira, pasión, lucha, deseo, sensualidad, atracción, felicidad, amor, esperanza  valor, coraje, seguridad.

Ejemplos de emociones frías:

Depresión, tristeza, miedo, pesimismo, aislamiento, dolor, vacío, calma, serenidad  elevación, sensibilidad, intuición, bondad, compasión, misericordia.

Emociones neutras o grises

Las emociones neutras son aquellas que carecen de temperatura, son indefinidas por lo que se les considera grises, es decir que no tienen un color definido, por lo tanto no son ni cálidas ni frías. Sin embargo se considera que están más cerca de las emociones frías que de las cálidas, pero en sentido general se consideran emociones grises.

Algunas emociones neutras o grises son la indecisión, la indiferencia y la duda.

Equilibrio emocional con los colores complementarios

Dentro de las emociones, tanto cálidas como frías, existen emociones que se consideran positivas o negativas, dependiendo del contexto, ambas coexisten como parte de la naturaleza humana. Es un tema muy complejo ya que por otro lado se ayudan y complementan, dándole origen al fenómeno de la unidad del universo, donde todo existe por una razón, nada es completamente bueno, ni completamente malo. Apartando los juicios morales, para adentrarnos en este principio del equilibrio universal, debemos aceptar esta dinámica, y aquí fue donde encontré la respuesta a mi búsqueda de sanación por medio del color y el equilibrio de los chakras.

Colores complementarios en el círculo cromático.

 

Cuando vemos el círculo cromático, podemos ver como cada color predominante en cada escala, tanto en la de los colores cálidos así como en los colores fríos, tiene un color opuesto, lo que en la teoría del color se conoce como color complementario, que lo hace resaltar y notar, esto es algo que ha sido ampliamente estudiado, se conoce como armonía por complementarios.

En los procesos de sanación de las emociones, el uso de colores complementarios produce ese equilibrio natural. Así podemos tratar una emoción fría con un color cálido y viceversa, una emoción cálida con un color frío.

Pero veamos que nos dice el círculo cromático sobre los colores complementarios.

Amarillo – Violeta

Sobre una emoción cálida de color amarillo podemos aplicar color violeta, su frialdad contrarresta el efecto negativo de esta emoción, equilibrándola, dando lugar a la sanación de esa emoción por medio de la transformación del color.

Este mismo proceso se da a la inversa de una emoción negativa fría a una positiva cálida.  

Ejemplos:  

Llevar la baja autoestima, la tristeza y la depresión (frío) a la alegría, el aprecio y la valoración (cálido).

Llevar la sobre excitación y la exaltación (cálido) a la calma y la ponderación (frío).

 

Verde – Rojo

 

Sobre una emoción fría de color verde podemos aplicar color rojo, su calidez contrarresta el efecto negativo de esta emoción, equilibrándola, dando lugar a la sanación de esa emoción por medio de la transformación del color.

Este mismo proceso se da a la inversa de una emoción negativa cálida a una positiva fría.

Ejemplos:   

Llevar el miedo (frío) al coraje, a la valentía de arriesgarse (cálido).

Llevar la rabia (cálido) al equilibrio, a la serenidad (frío).

 

Naranja y Azul

Sobre una emoción cálida de color naranja podemos aplicar color azul, su frialdad contrarresta el efecto negativo de esta emoción, equilibrándola, dando lugar a la sanación de esa emoción por medio de la transformación del color.

Este mismo proceso se da a la inversa de una emoción negativa fría a una positiva cálida.

Ejemplos:   

Llevar el aislamiento (frío) al relacionamiento, a la vinculación (cálido).

Llevar la culpa (cálida) al perdón (frío).

 

La cromoterapia como práctica sanadora

La cromoterapia consiste en la aplicación del color para tratar enfermedades físicas, desordenes mentales y desequilibrios emocionales.

Sus orígenes se remontan a  miles de años de antigüedad, habiendo registros de su práctica en diversas culturas. En la India, Mesopotamia, el antiguo Egipto y en la China hay evidencias, textos y artefactos que documentan el uso de terapias con color para tratar distintos tipos de desórdenes en el ser humano, tanto físicos, así como mentales y emocionales.

Los métodos de aplicación históricamente han sido variados, pero principalmente se apoyan en el uso de luz coloreada por medio de filtros, ingerir polvos coloreados naturales, elixires preparados con aguas expuesta a la luz del sol en frascos de colores, así como la alimentación natural de alimentos de colores y la meditación en el color.

Basamento científico de la cromoterapia

De acuerdo a los estudios más recientes en este campo (del siglo XX en adelante), se ha demostrado científicamente el efecto del color a nivel molecular, lo que significa que a nivel energético ejerce una influencia importante en el organismo. Esto ha dado pie a la aplicación de la cromoterapia en el tratamiento de enfermedades, tanto físicas como mentales, así como en desequilibrios emocionales.

Cito estos fundamentos científicos como contexto, ya que mi interés va hacia el campo más sutil, es decir la incidencia del color en los campos energéticos o chakras.

Es muy importante de acotar, que todos estos estudios científicos, avalan la aplicación de los colores complementarios, para lograr el equilibrio desde la parte emocional, lo que corrobora que mi experiencia en este campo ha sido encaminada de modo acertado, aún cuando mi aproximación haya sido intuitiva.

Como referencia importante en el campo de la psicología, el test de Max Lüscher o test de los colores, refuerza el uso del color de modo terapéutico, en este caso para conocer los aspectos de la personalidad del individuo. Este test es muy útil a la hora de seleccionar el personal o ayudar en el mejoramiento integral de los trabajadores.

Principales exponentes de la cromoterapia

Dentro de los principales exponentes e investigadores en el campo de la cromoterapia, destaca el Dr. Dinshah Ghadiali, quien en 1933 publicó su famosa obra de 3 tomos “Sistema Espectro Cromático”, donde propuso un sistema de combinaciones de colores complementarios para el tratamiento de más de 300 enfermedades. Estas investigaciones se conocen como el origen de la cromoterapia moderna.  

Para sus tratamientos el Dr. Ghadiali, diseñó una serie de artefactos, los cuales trabajaban por irradiación de luz con filtros de colores, graduados de acuerdo al tratamiento.

La referencia del Dr. Ghadiali es muy importante por sus grandes aportes, todo lo cual fue desarrollado en varias instituciones fundadas por él en Estados Unidos, donde vivió gran parte de su vida. El Dr. Ghadiali era Hindú, y aunque en su biografía no se mencionan sus vínculos directos con el tema de los Vedas, para los hindúes son aspectos culturales de la vida, lo que hace de este background un hecho fundamental en su visión del mundo, y las relaciones del color como campo energético.

Tratamientos con la cromoterapia

Dentro de los principales tratamientos aplicados en la cromoterapia están:

  • Aplicación de luz coloreada, o radiación de luz, por medio de filtros y cuarzos de colores.
  • Exposición a la luz en espacios naturales con telas coloreadas o filtros de tela en ventanas por donde entra la luz solar.
  • Ingerir alimentos de colores para compensar las carencias energéticas, de acuerdo a diagnósticos previos.
  • Ingerir agua cargada con la luz  del sol en frascos transparentes de colores.
  • La meditación en los colores.

Éste último método, es el que he usado y el que le enseño a mis estudiantes, en los cursos que recientemente comencé, sobre el poder sanador de los colores en Montevideo. Básicamente se trata de ejercicios contemplativos en círculos de colores, luego se lleva esa contemplación visual al plano mental, por medio de la visualización, para así trabajar en los centros energéticos, desde el color original. Los resultados en todos los casos son de alivio y bienestar, todo lo cual he venido documentando en los testimonios de los participantes.

A continuación menciono las actividades detalladamente, a modo de guía práctica. Se dividen en tres etapas o fases:

  1. Reconocimiento de las emociones.
  2. Clasificación de las emociones de acuerdo a su temperatura.
  3. Contemplación y meditación.

Ejercicios de contemplación y meditación en los colores

1.- Reconocimiento   

Por medio de la reflexión, con mucha sinceridad, debemos identificar aquellas emociones que son negativas, tóxicas y que tienen bloqueados nuestros centros de energía vital o chakras.

Actividades:    

Detente por un momento con los ojos cerrados (5 ó 10 minutos) y piensa en tus emociones, trata de verte en situaciones recientes o pasadas, sintiendo esas emociones que por algún motivo te han hecho pensar que algo no anda bien, que hay algo que debe ser cambiado en tu vida.    

No te avergüences de sentir lo que sientes, simplemente deja que ese recuerdo fluya, capta la emoción y anótala.     

La visualización y la recreación de las situaciones, son de mucha utilidad en esta actividad.    

Piensa en la emoción contraria a esa emoción que necesitas sanar, anótala.

2.- Clasificación  

Una vez identificada la emoción, procede a clasificarla de acuerdo a la temperatura que piensas que tenga, recuerda lo que aprendimos sobre la relación entre los colores cálidos, los colores fríos y las emociones.  

Actividades:    

Anota justo al lado de la emoción, simplemente la palabra frío o cálido. Puede darse el caso de emociones con ambas temperaturas, si es así pon ambos frío y cálido, esto aplica en aquellas emociones vinculadas con el color verde o violeta. En este punto el facilitador debe orientar al estudiante.

3.- Meditación  

En esta fase ya tenemos identificada y clasificada nuestra emoción a ser sanada, a ser transformada positivamente, valiéndonos del poder sanador del color, yendo directamente a la fuente energética afectada, es decir estimulando y equilibrando los chakras. Para ello nos apoyaremos en técnicas meditativas, por medio de la contemplación de plantillas de color, usando el método de los colores complementarios, es decir sanando una emoción fría con un color cálido y viceversa.    

Actividades:    

Escoge un color acorde con tu clasificación previa.

Contempla el color correspondiente por 5 ó 10 minutos minutos, piensa en la emoción de ese color que te compensará y equilibrará.

Fija tu atención en la energía que te aporta el color y afirma ser uno con esa emoción positiva.    

Cierra los ojos y visualiza el color en tu mente, sigue pensando en que estas sintiendo la emoción anhelada. Mantén la concentración en el color, puedes visualizar el mismo círculo de color o de modo más imaginativo verte envuelto en el color, verte dentro de la dimensión de ese color.    

Una vez dentro del color, ubica en ti el chakra correspondiente al color y estimulalo con esa luz, ve como esa energía fluye a través de él hacia los demás chakras, así visualiza cada uno de los chakras activados y en armonía, desde la raíz del chakra rojo, el naranja, el amarillo, el verde, el azul celeste, el índigo y el violeta o blanco. Siente el equilibrio, agradécele a Dios por estar vivo, amate, apréciate, valórate y has lo mismo con todos los que te rodean, verás como todo mejora en tu vida de modo significativo.

Al final de las actividades, el grupo se sienta en círculo y comparte sus experiencias, esta parte es muy aleccionadora y reveladora, ya que se pueden apreciar, por un lado los niveles de bloqueo energético, y por el otro el deseo sincero de cada quien de sanar sus emociones por medio del color.

 

Vasos comunicantes entre el arte contemporáneo y la dimensión sagrada del color

Por medio de los antecedentes presentados, puedo afirmar que demostré que no se trata de algo mitológico, ni de algo perteneciente al mundo de los libros de autoayuda, como algunos pudiesen pensar, muy por el contrario es lo más real que existe, es tan real que incluso podemos entrar en contacto con la dimensión sagrada del color, aún si por algún motivo estamos privados de la visión física, como es el caso de los invidentes, ya que se trata del color original, presente en nosotros, como manifestación de la energía cósmica divina y universal.

Después de toda esta disertación en torno al tema de la dimensión sagrada del color, cabría preguntarse ¿cómo el arte contemporáneo está vinculado con todo esto? Esta respuesta tiene varios enfoques.

Por un lado las mismas teorías psicológicas del color, apuntan hacia la dimensión sagrada del color, y por el otro la obra de los artistas estudiados y citados, Kandinsky, Itten, Albers, Yves Klein, Klee, evidencian esta realidad. Incluso Mondrian con sus ideas del arte universal, integrado a la vida de la sociedad moderna, da puntos a favor, recordemos las vinculaciones de Mondrian con la teosofía y lo esotérico. Pero más allá están las experiencias del arte cinético, que si bien vienen del estudio del color como fenómeno físico, la idea del arte como experiencia, del arte total, de la búsqueda del color como energía, apunta en este sentido, aunque no haya sido esa la intención.

Si pensamos en las obras envolventes de Soto, los penetrables, o las experiencias de cromosaturación de Cruz Diez, indudablemente estamos en un campo que trasciende lo meramente físico, por algo el maestro Cruz Diez afirmó recientemente, que es en estos tiempos cuando su obra es verdaderamente entendida, a diferencia de los años 60 o 70, donde se dió a conocer con mayor popularidad. La visión del arte de estos creadores supera lo meramente físico, introduce la experiencia, lo psicológico y ¿porque no? vínculos con los campos energéticos sagrados, con la dimensión sagrada del color.

De hecho estos grandes creadores del arte contemporáneo, Soto y Cruz Diez, dejaron un campo abierto para la  investigación en el arte, prácticamente virgen, donde queda mucho por conocer, investigar y profundizar.

No se trata de forzar las cosas, son análisis muy personales, buscando conexiones entre el arte contemporáneo y el tema de la dimensión sagrada del color.

Durante el desarrollo de la historia del arte, desde el Renacimiento en adelante, el artista ha estado en una búsqueda constante, para crear un tipo de obra, que conecte con los aspectos más profundos de la naturaleza humana. ¿Acaso este conocimiento sobre la dimensión sagrada del color, no podría brindar una oportunidad en ese sentido? Pienso que sí, muchos artistas lo sabían y lo aplicaron de manera consciente, aunque no hayan hablado de eso, como el caso de Yves Klein y el mismo Kandinsky.

Sí es posible un tipo de arte que conecte al ser humano con esa dimensión, que lleve la experiencia del arte a niveles elevados de consciencia. Porque en última instancia desde el punto de vista del arte, los campos de energías o chakras, son espacios de color, son dimensiones coloreadas, interconectadas y sanadoras. Con una raíz, un tronco y una cabeza. La raíz es roja, luego viene el tronco que comienza con la dimensión naranja, la amarilla, la verde, la rosada, la azul celeste, la índigo, la violeta, hasta llegar a la cabeza donde la realidad es blanca y dorada.

Jesús Soto, Penetrable azul, 1996.

Círculo cromático simbólico – sagrado

De todo esta investigación, surgió la imagen de un círculo cromático con los colores de los chakras. Este círculo cromático representa la interconectividad, entre cada dimensión de color, entendiendolas como espacios diferentes, pero a la vez conectados entre sí, como un campo energético, las partes de un todo orgánico, formando una especie de túnel de la existencia. A su vez este círculo cromático será una guía muy importante, para mis proyectos de creación artística, en pleno desarrollo.

En principio fué una línea vertical de campos energéticos de color, luego se tocaron las puntas, el dorado y el rojo se conectaron, dándole forma a un círculo, pero no cualquier círculo, el círculo de la existencia. Así nació el círculo cromático simbólico-sagrado, desde la dimensión sagrada del color.

Círculo cromático simbólico-sagrado, Fidel Gómez, 2016/17..

Tus comentarios son muy importantes.

Si te gustó este artículo compártelo.

 

Comparte aquí!!!

10 thoughts on “La Dimensión Sagrada del Color”

  • 1

    Excelente artículo. Claro y muy bien organizado. Lo recomendaré a estudiantes y amantes de las propiedades infinitas del color. Muchas gracias por compartirlo.

    • 2
      Fidel Gómez on 14/10/2017 Responder

      Gracias por tus comentarios profesora, que bueno que te sea de utilidad y provecho en tu actividad académica, estamos en contacto, mucho éxito y felicidad!!!!!

  • 3
    Andrea Peceli Pi on 10/10/2017 Responder

    Me parece excelente!! Una investigación muy interesadamente y completa sobre “el color”” que nos ha enseñado mucho. Considero especialmente valora-ble, el aspecto de ayuda y curativo que el mismo pueda tener.
    La innovación de esta forma terapéutica a través de diversas estrategias, ha sido de gran utilidad en muchos pacientes con diversos desordenes psicológicos o emocionales.
    La sanación y tranquilidad a través de la meditación del color resulta fascinante.
    Te felicito!! y de seguro me quedare con este articulo pues merece dos o tres lecturas y seguramente nuevas preguntas .Gracias.

    • 4
      Fidel Gómez on 12/10/2017 Responder

      Gracias por tomarte el tiempo de leer el contenido Andrea, realmente más que un post, se trata de un ensayo, sé que es largo, pero lo ameritaba, de otra forma no hubiese podido sistematizar toda esta maravillosa experiencia con el color. Se trata de algo para toda la vida, ya que está vinculado con las transformación interna desde la dimensión sagrada del color, algo sumamente complejo. Te deseo mucha felicidad, éxitos y prosperidad, mucha suerte en este nuevo rumbo lleno de color.

  • 5
    Rosa on 10/10/2017 Responder

    me encantó. Valiosa información, sumamente útil. Mil gracias.

    • 6
      Fidel Gómez on 12/10/2017 Responder

      Gracias por tus comentarios Rosa, tu apoyo es muy importante para seguir adelante, un gran abrazo, estamos en contacto, mucha felicidad, éxitos y prosperidad, y sobre todo mucho color sigue con el naranja.

  • 7
    Susana Benko on 07/10/2017 Responder

    Fidel, excelente trabajo. Trabajar el color es complejo y poder sistematizar los puntos de manera tan clara, denota que realmente experimentas esa relación profunda con el color. Aprendí mucho.

    • 8
      Fidel Gómez on 08/10/2017 Responder

      Gracias Susana un comentario tuyo de esa índole, imagínate profesora, gracias por tu análisis y me alegra que hayas disfrutado la lectura, un abrazo profesora, estamos en contacto, te deseo mucha felicidad, éxitos y prosperidad.

  • 9
    Laura Bonora Riveron on 05/10/2017 Responder

    Muchas gracias x compartir tanta sabiduria

    • 10
      Fidel Gómez on 06/10/2017 Responder

      Gracias por tus comentarios Laura, suscríbete al blog para que te lleguen todas las actualizaciones y nuevas publicaciones, directamente a tu bandeja de email, te deseo mucha felicidad, éxito y prosperidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *